“ADMINISTRADORA TRIBUTARIA DE LA PROVINCIA DE ENTRE RIOS C/ AZCUE, LISANDRO MARTIN – AZCUE ALEJANDRO SOCIEDAD DE HECHO Y OTROS S/ MONITORIO APREMIO (Expte. 8584) de fecha 19/10/2015. Juzgado de Origen: JCQyECO.-

JUICIO MONITORIO – APELACIONES DURANTE EL TRÁMITE DE OPOSICIÓN – FORMA DE CONCEDERLAS – APLICACIÓN SUBSIDIARIA DE NORMAS JUICIO EJECUTIVO –

 19/10/2015

(S/D)

Dres. PELAYO DE DRI- MORENI -MARTINEZ –

“En los juicios de ejecución y de conocimiento de estructura monitoria no se altera la naturaleza ni el trámite propio de cada uno de ellos, acorde la interpretación armónica de los arts. 472º inc. 8 y 477º último párrafo, del C.P.C. y C.-que establece con respecto al trámite de la oposición, que “se regirá por las normas que este código específicamente prevé en cada supuesto o las leyes que regulen el procedimiento de que se trate”- (cfr. esta Sala en “Dirección General de Rentas de Entre Ríos c/ Ribole, Florencia s/ Monitorio”, del 23-10-2012), es decir que en lo que no se encuentre modificada por las normas propias (arts. 472º/482º del C.P.C. y C.) regirán las genéricas del juicio ejecutivo.-

Ahora bien, en el juicio ejecutivo las apelaciones anteriores a la sentencia se conceden con efecto diferido -art. 543º C.P.C. y C.- y se deben fundar en la oportunidad prevista en el art. 244º del C.P.C. y C., es decir juntamente con la interposición del recurso contra la sentencia y, en nuestro caso, conforme una armónica interpretación de las normas en juego, juntamente con la interposición del recurso contra la interlocutoria que confirme o revoque la sentencia monitoria.-

Si ello es así, el demandado recurrente no podía haber fundado el recurso mediante la presentación del memorial de agravios porque el plazo para cumplir con dicha carga no había nacido aún (cfr. LOUTAYF RANEA, Roberto G., “El recurso ordinario de apelación en el proceso civil”, Editorial Astrea, Tº 2, pág. 106 y sig.).-

Entonces, la apertura de la segunda instancia que se produce con la concesión del recurso, esta sujeta a la condición de que se apele la sentencia de remate, a partir de cuyo dictado comienza la carga para el apelante de instar el curso de la instancia con la posible sanción de caducidad para el caso de que deje transcurrir los plazos previstos en el art. 298º C.P.C. y C.-

En conclusión, el plazo caducitario ni siquiera había comenzado al momento en que la actora solicitara la caducidad del recurso concedido a su adversaria…”

 

8584
5.7 KiB
305 Descargas